“ME DUELE TODO……”

     Los que padecen de fibromialgia sufren de un síndrome de dolor generalizado. Hasta la fecha no se conocen las causas de esta enfermedad que también se conoce como reumatismo de los tejidos blandos.

    La calidad de vida de los pacientes con fibromialgia se ve reducida de manera muy significativa. Y esto no solamente por los dolores a veces bastante fuertes, sino también por el hecho de que la medicina apenas ahora está empezando a reconocer la fibromialgia como una verdadera enfermedad. A los que sufren de ella por muchos años se les ha estigmatizado como hipocondríacos y simuladores. Esto obviamente ha influido en la vida social, en la autoestima y por ende en el mismo curso de la enfermedad.

¿Qué es entonces la fibromialgia?

  La literatura médica describe hasta 150 síntomas diferentes de la enfermedad. Sin embargo lo que todos pacientes tienen en común son dolores. El mismo nombre de la enfermedad – fibromialgia – indica dónde están ubicados los dolores. El término “fibromialgia” fue acuñado en 1976 y proviene del latín “fibra” (fibra), del griego “mio” (músculo) y “algia” (dolor). Estos dolores musculares se presentan sobre todo en la vecindad de las articulaciones y a lo largo de los tendones e inserciones de los tendones y pueden representar un verdadero martirio para los pacientes. Especialmente los últimos son sumamente sensibles y sirven entre otras cosas para diagnosticar la enfermedad.

¿Cómo se hace el diagnóstico?

   No es fácil hacer un diagnóstico acertado de la fibromialgia. En la mayoría de los casos los exámenes de rutina, ya sean hechas en el laboratorio y por rayos X no arrojan ningún resultado concluyente. Con el fin de diferenciar la fibromialgia de otras enfermedades se han ido aislando criterios de diagnóstico a partir del año 1990. Estos criterios dicen que para que se pueda diagnosticar la fibromialgia, el paciente debe haber tenido dolores prolongados en tres regiones diferentes del aparato de movimiento por lo menos durante 3 meses seguidos.

¿Qué es la causa de la fibromialgia?

  Hasta el momento solamente existen especulaciones por parte de los investigadores médicos. Existe un consenso al decir que es una enfermedad multi-factorial. Por un lado parece que haya envueltos cambios en los niveles de serotonina, que es un neurotransmisor importante. Parece también que un procesamiento central defectuoso del dolor sea el responsable de la percepción incrementada del dolor. También se discute la posibilidad de causas infecciosas o un daño causado al sistema inmunológico. En muchos pacientes se observan también traumas físicos o psicológicos, lo que hace pensar en la posibilidad de causas psicosomáticas.

¿Cómo se desarrolla un dolor crónico?

    Contrario a lo que se había pensado hasta hace poco, aún señales de dolores débiles pueden alterar el sistema nervioso de tal manera que el dolor se convierte en un acompañante permanente. El dolor crónico es una enfermedad autónoma. El dolor crónico es mucho más complejo que el dolor agudo – y es un acompañante que tiene un sinfín de caras. En la cronificación se unen factores físicos, psicológicos y sociales. Sin importar que se un tumor u otra enfermedad crónica el causante de los síntomas, o que el temor a perder el trabajo haga que la musculatura de la espalda se vuelva espástica de manera permanente – el dolor crónico altera el sistema nervioso central en todos sus niveles y cambia al cuerpo y a la psique. La cronificación contribuye a que se desarrolle una “memoria del dolor”, lo que significa que tanto el cerebro como el sistema nervioso han aprendido a reaccionar ante señales de manera sensible e intensa, aunque estas señales sean débiles y no sean registradas de manera dolorosa por pacientes sanos.

¿Qué tratamientos hay?

    De entrada se debe admitir que no existe una cura para la fibromialgia. La meta de cualquier tratamiento debe ser la de disminuir los dolores y evitar el desarrollo de una “memoria de dolor”. La medicina alopática tiene a lograr estas metas con analgésicos y relajantes musculares. En la terapia estándar también se encuentran los antidepresivos. Sin embargo, nadie puede negar que este enfoque químico produce a largo plazo reacciones secundarias a veces bastante adversas y surge la pregunta si la cura llega a ser peor que la enfermedad.

  Se puede destacar que la medicina alternativa ofrece tratamientos exitosos. Entre estos sobresalen por sus buenos resultados los siguientes:

 

  • Shiatsu
  • Acupuntura
  • Terapia de Campos magnéticos
  • Estiramientos de los meridianos energéticos
  • Homeopatía
  • Lodoterapia
  • Colonterapia

 

¿Qué puede hacer el mismo paciente?

  • Organizar su vida de tal manera que los niveles de estrés se mantengan en el mínimo.
  • Desarrollar estrategias para el manejo del dolor.
  • Una agenda diaria bien estructurada.
  • Un horario de sueño fijo.
  • Intercalar sesiones de descanso breves a lo largo del día.
  • Ejercicio suave, aeróbicos de bajo impacto, natación, montar en bicicleta, caminar.
  • Desintoxicar el organismo al reducir la ingesta de proteína animal al máximo posible y aumentar el consumo de verduras, cereales y frutas. La colonterapia es una fuente de ayuda invaluable en ese proceso de desintoxicación.

 

Aunque la fibromialgia no pueda ser vencida en su totalidad, sí puede ser arrinconada de manera muy efectiva. Una actitud positiva y el no dejarse arrastrar a la depresión por el diagnóstico “incurable” juegan un papel fundamental en el control de esta enfermedad. En el Centro contral el Estrés estamos deseosos de prestarte la ayuda que tal vez requieras al respecto.

 

 

No Comments

Post a Comment